¿Qué es un procurador?

Si pasaste por un proceso judicial es probable que hayas recibido la llamada de un procurador pidiendo sus honorarios.

La mayoría de las personas no conocen dicha labor e ignoran su importancia y piensan que intentan ser estafados.

Si eres una de ellas no debes preocuparte porque aquí aclaramos todas tus dudas.


Un Procurador, ¿es lo mismo que un abogado?

Un procurador es un profesional licenciado en derecho que se especializa en procedimientos judiciales.

Representa al cliente en aquellos casos que son llevados al tribunal. Por tanto es quien presenta los escritos y recibe las notificaciones del juzgado. 

Aunque estudió la misma carrera que el abogado no desempeña iguales tareas. Este último asesora y defiende, pero no lo reemplaza.

Es por dicha razón que no puede prescindir de él. Incluso, el tribunal puede declarar ausente a un litigante aunque esté en la sala si no cuenta con un procurador.  

Sus funciones son:

  • Representar al cliente 
  • Gestionar la documentación
  • Pagar tasas judiciales y depósitos
  • Velar por el correcto cumplimiento de los plazos
  • Llevar a cabo otros trámites como subastas, bienes embargados, etc.


¿Cuándo es necesario contratar a un procurador?

La presencia de un procurador es más que necesaria, aunque no es imprescindible en todos los casos

En el ámbito civil es obligatorio en cada procedimiento, como por ejemplo, cuando quieres reclamar gastos hipoteca al kutxabank o otros bancos y la excepción de la regla serían los juicios verbales con una cuantía menor a los 2 mil euros.

También se incluyen los universales, la adopción de medidas urgentes antes del juicio y otras. 

  ¿Qué es un concurso de acreedores?

En lo penal no es preciso contratarlo, sobre todo si se trata de delitos leves. Solo incurrirá cuando se abra el juicio oral. 

En el campo laboral o social las partes pueden representarse a sí mismas o ceder el poder a otra persona; siempre el completo ejercicio de sus derechos civiles. 

No obstante, a la hora de tramitar recursos de suplicación o de casación debe contar con un abogado.

Por último, están los casos administrativos. En esta situación dependerá de lo que determine el órgano judicial. Si es colegiado como la Audiencia Nacional o el Tribunal Superior de Justicia será obligatorio.

Por el contrario si es unipersonal como el Juzgado Contencioso-Administrativo bastará con un abogado.


¿Cómo representa un procurador a un cliente?

Para que el procurador represente al litigante debe recibir un poder que así lo declare. Existen dos vías: 

Vía Notarial para que el procurador represente al litigante 

Es necesario que la notaría otorgue un “poder general para pleitos”. Es importante que el abogado se encargue de gestionar la actuación del profesional en el juzgado en cuestión. Esto se debe a que su ámbito territorial es limitado.

Comparecencia apud acta para que el procurador represente al litigante

Esta opción es más compleja pero libre de costos. Se debe hacer una solicitud al Juzgado Decano que es quien otorga el apoderamiento.

Una vez que se conoce cuál atenderá el caso el poder cobra valor en un plazo específico. Si esta fecha no se cumple se declarará en rebeldía.

La desventaja es que si tiene que volver a comparecer tendrá que iniciar el proceso de nuevo.

  ¿Cómo hacer un préstamo entre familiares?

Requisitos a cumplir para convertirse en procurador

Si estás pensando en convertirte en procurador debes cumplir una serie de requisitos. Lo primero y más importante es que estés graduado en la licenciatura de derecho.

Luego, realizar el Máster de Acceso a la Procura y la prueba de aptitud correspondiente.

Este proceso fue establecido por la Ley 34/2006 para todo aquel que finalice los estudios después del 2013. 

Es entonces que estás listo para comenzar a trabajar en esta profesión.

Antes de ejercer, inscríbete en un Colegio de Procuradores y date de alta como autónomo. No olvides contratar el seguro de responsabilidad civil.


¿Cuánto dinero cobra un procurador? 

Sus honorarios son regulados por el Real Decreto 1373/2003, de 7 de noviembre. Esta ley establece que el máximo previsto es de un 12%. Todo depende de la negociación que haga con el cliente.

Deja un comentario

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Instagram