Más vuelos, más incidencias: Cómo reclamar

Publicada en Publicada en Perdida de maletas, Reclamación por cancelación, Reclamación por overbooking, Reclamación por retraso

Se anuncia un récord de tráfico aéreo para este año tras una década de estabilidad. Esto implica más trabajo y, por desgracia, más posibilidades de problemas. Partiendo de este punto, los viajeros debemos estar alerta. Tener más a mano que nunca los documentos de viaje, los teléfonos de la compañía y disponer de la información más detallada. Pero, ¿sabemos cómo reclamar?.

Más de 225 millones de pasajeros es lo que calcula la red de aeropuertos AENA que pasarán por las puertas de embarque españolas este año. Muy superior a la cifra récord que se alcanzó nueve años antes con más de 210 millones de pasajeros. El empuje de las compañías ‘low cost’ está detrás de estas cifras, ya que han conseguido aumentar su número de clientes y de rutas. Debido al aumento del tráfico aéreo y a que no se han actualizado ni ampliado las instalaciones, los expertos auguran un repunte en las incidencias.

Entre las más comunes, seguirán estando los retrasos y las pérdidas de equipaje. Las conexiones entre destinos y con compañías diferentes han sido señaladas como la principal causa del extravío de maletas, que la Comisión Europea cifró en 10.000 equipajes perdidos diarios en toda la EU. Aunque se ha logrado reducir año tras año esta cifra con la digitalización de los servicios, las reclamaciones en nuestros aeropuertos por maletas dañadas o que nunca llegan a su destino han supuesto un coste para las compañías aéreas de más de 1.500 millones de euros.

¿Por cuánto será la indemnización?

Hasta 1.220 euros podemos reclamar si se pierde, daña o retrasa nuestro equipaje. Debemos tener en cuenta siempre el valor de nuestra maleta y su contenido, para calcular la indemnización. Dependiendo del tipo de incidente tenemos un plazo límite para reclamar: siete días si se dañó, 21 días si se produjo un retraso y hasta dos años si queremos emprender otro tipo de acción legal.

La compañía, como responsable de nuestros objetos personales, es la encargada de atender nuestra reclamación, y por lo tanto quien debe facilitarnos la hoja de reclamación.

Retrasos, cancelaciones y overbooking

La obligación de sacar máximo beneficio con menos coste está obligando a muchas compañías a ajustar sus horarios de vuelo al máximo. Incluso desde AENA observan cómo el ajuste del orden de despegue y aterrizaje es cada vez más complicado. Por eso, a nadie le extraña que en fechas señaladas como puentes, Navidades y vacaciones aparezca ‘delayed’ ó ‘cancelled’ en los carteles de información de los aeropuertos. Como pasajeros, además del enfado pertinente, tenemos que tener claro qué debemos hacer.

En cuanto a retrasos, la causa principal de reclamación en aeropuertos como el de Barajas en Madrid o El Prat en Barcelona, debemos saber que tenemos derecho a reclamar indemnizaciones que van entre los 250 euros y los 600 euros en función del tiempo del retraso. Como indican en Reclamacionex, también podemos tener derecho a recibir asistencia en forma de alimentos gratuitos, una llamada de teléfono, alojamiento o incluso la devolución total de lo pagado por el billete. Si el retraso aumenta mucho, la Unión Europea estima que puede haber una compensación económica por las molestias.

Las reglas de las compañías aéreas

¿Pero qué hacemos si el vuelo no llega nunca a despegar y lo cancelan? Entonces lo mejor es reclamar a la compañía por lo que la ley contempla: la facilitación de una plaza en otro vuelo y la indemnización con hasta 600 euros. Para poder llegar a esta solución, es importante que recordemos que debemos permanecer en la puerta de embarque del aeropuerto una vez nos hayan confirmado que el vuelo se cancela. De esta manera podremos saber si nos colocan en otro vuelo o las medidas que tomará la compañía. Cuidado: de no hacerlo la empresa podría no atender nuestra reclamación.

Pero como cada situación es un mundo, podemos concluir con tres recomendaciones. Primero, mantener la calma. Una solución hablada siempre es mejor (y más rápida) que una impuesta por la fuerza. Segundo, ser ordenados. Hay que tener todos los documentos del billete, el seguro de vuelo y demás documentos de nuestro viaje. Esto agilizará la reclamación y, claro, la solución. Tercero, consultar a un experto. Ellos conocen la letra pequeña de la ley y las vueltas que pueden dar las aerolíneas para evitar responder a la incidencia, así que serán nuestros mejores aliados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*